jueves, 13 de junio de 2013

Helado de vainilla con nueces de pecán caramelizadas




El helado de vainilla siempre me ha gustado pero nunca ha sido de mis favoritos, he sido más del del pistachos o limón, pero todo cambió cuando probé este. Tiene un sabor espectacular a vainilla y el añadido de las nueces caramelizadas con la pizca de sal le da un toque especial y sobretodo crujiente.

Yo creo que el truco para conseguir el sabor perfecto a vainilla ha sido utilizar una vaina de vainilla de Madagascar que encontré por casualidad en un puesto en el mercado. Solamente al abrir el paquete donde venía ya se notaba en el olor que era diferente a cualquier otra vainilla que puedes comprar en cualquier supermercado. Y ya no te digo nada cuando abres la vaina y ves todas las semillitas que tiene. De precio no es muy superior a las otras, por lo menos por aquí, y creo que merece la pena para este tipo de preparaciones.     

Así que ya sabéis, si os apetece un buen helado de vainilla ya sabéis cual preparar ;)


Ingredientes:

   Helado
  • 300 ml. nata 35% m.g.
  • 300 ml. leche
  • 1 vaina de vainilla (si es de Madagascar mejor)
  • 6 yemas de huevo
  • 125 gr. de azúcar
  • 50 gr. de azúcar invertido 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

   Nueces caramelizadas
  • 100 gr. nueces de pecán peladas
  • 100 gr. de azúcar
  • 1 pizca de sal

Elaboración:
  1. Primero caramelizamos las nueces. Para ello, ponemos en una sartén el azúcar y dejamos que se derrita a fuego medio sin remover. Cuando el azúcar esté derretido y el color sea dorado, retiramos del fuego, añadimos una pizca de sal y las nueces, removemos para cubrir las nueces con el caramelo. Echamos la mezcla sobre un trozo de papel de hornear bien esparcida y dejamos enfriar. Una vez frío lo rompemos en trocitos.
  2. Ahora empezaremos a hacer el helado. Echamos la nata y la leche en un cazo. Abrimos la vaina de vainilla, raspamos las semillas y las echamos al cazo junto con la vaina. Ponemos a calentar el cazo y cuando empiece a hervir retiramos del fuego y dejamos reposar unos 10-15 minutos.
  3. Ponemos las yemas, el azúcar normal, el invertido y el extracto de vainilla en un bol. Batimos con unas varillas eléctricas hasta que la mezcla aumente un poco de volumen y se ponga más clara. Ahora con cuidado vamos añadiendo al bol la mezcla de la leche y la nata, mezclando con unas varillas.
  4. Volcamos la mezcla en una cacerola, cocinamos a fuego lento sin dejar de remover, durante unos 5 minutos, hasta que espese un poco. Para comprobar que la mezcla está en su punto óptimo, metemos una cuchara de madera y al sacarla, la mezcla debe cubrir bien la parte posterior de la cuchara.
  5. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego la metemos en la nevera durante al menos 4 horas.
  6. Pasado el tiempo, echamos la mezcla en una heladera y seguimos las instrucciones del fabricante. Cuando esté el helado casi mantecado, echamos por el bocal de la heladera los trozos de nueces caramelizadas. Si no tenemos heladera, añadimos las nueces a la mezcla y removemos bien. Metemos en el congelador y cada media hora sacamos, removemos bien, y volvemos a congelar. Repetir esta operación 3 veces.


Fuente helado de vainilla: Taste.com